EL BARRIL DE AMONTILLADO

De Edgar Allan Poe. Editorial Edaf, Madrid, 1985 (6ª ed.), 272 págs.

El barril de amontillado.


Montresor quería vengarse de Fortunato porque gastaba bromas a su costa. Aprovechó un día de carnaval que Fortunato estaba un poco borracho y le dije que le habían regalado un barril de amontillado y quería que él lo probase para ver si era aunténtico. El barril de amontillado se encontraba en la bodega de Montresor y se fueron para allá. Cuando estaban en la bodega, Montresor y le ofreció vino para que terminara de emborracharse y le dijo que el barril se hallaba al final del pasillo. Ya estaba a punto de cumplir su venganza....
Me gustó porque es corto, entretenido y un tanto cruel. Se lo recomendaría a todas personas que le gusten los cuentos con un final inesperado.

Sandra Fernández Romano. 4º ESO A (Curso 2010/11)


Otras formas de recrear el relato:
  • En vídeo: